Salchichón ibérico de bellota
zoom_out_map
chevron_left chevron_right

Salchichón ibérico de bellota

El Salchichón ibérico de bellota es la expresión del carácter Arturo Sánchez, el más difícil de elaborar y un orgullo en nuestra familia. La anterior generación fue el primero en crearlo y su receta permanece guardada bajo llave.

Embuchado en tripa natural Cular y elaborado a base de presa, pluma, secreto y manto de cerdo ibérico de bellota de doble montanera. Su receta apenas ha variado en cuarenta años y en ella no hay medidas en gramos ni método de elaboración mecánico, sólo la receta maestra, porque lo demás es nuestro saber hacer. 

  • Pieza entera de 0,8 - 1,1 kg
  • Mínimo 6 meses de curación natural
  • Elaborado con Presa, Pluma, Secreto y Manto
  • Cerdo ibérico con doble montanera

Salchichón ibérico de bellota

El salchichón ibérico de bellota es la expresión del carácter Arturo Sánchez, el más difícil de elaborar y un orgullo en nuestra familia. La anterior generación fue el primero en crearlo y su receta permanece guardada bajo llave.

Embuchado en tripa natural Cular y elaborado a base de presa, pluma, secreto y manto de cerdo ibérico de bellota de doble montanera. Su receta apenas ha variado en cuarenta años y en ella no hay medidas en gramos ni método de elaboración mecánico, sólo la receta maestra, porque lo demás es nuestro saber hacer. No hay forma de transcribir un legado que en esta familia se aprende en vida, desde niño, oliendo, tocando, probando.

Al principio, era un regalo para amigos, hoy es un manjar admirado dentro y fuera de nuestras fronteras. Nos dicen que no se parece a ninguno, que es incomparable. Tiene carácter propio porque nadie más lo hace así. Su fundamento es también la carne más selecta, el secado en campana con leña de encina y la curación natural durante medio año. El resto es un misterio para los que intentan imitarlo.

Para nosotros, un tesoro que nos define, un homenaje a nuestra historia. Su sabor a pura tradición, reconocible al instante, auténtico, puro y fino, lo convierten en una pieza diferente, con personalidad y realmente seductora.

9 cm
9 cm
60 cm
0.80 kg

Aspecto del Salchichón ibérico de bellota

  • Tradicional, cuidado, exquisito. Su coloración y su brillo obedecen a la tripa natural, a la carne de las mejores piezas y las especias naturales. Cada pieza es una obra de artesanía, diferente al resto.

Textura del Salchichón ibérico de bellota

  • Jugosa y de buena consistencia. Firme y melosa, su textura es tan característica por el magro y la grasa muy fundida de las piezas nobles con las que se elabora.

Aroma del Salchichón ibérico de bellota

  • Intenso y franco. Se mantiene hasta el final del posgusto con notas muy definidas. Al olfato se percibe el aroma de la carne ibérica de calidad y de las especias 100% naturales.

Sabor del Salchichón ibérico de bellota

  • A pura tradición. Es sincero y sabroso en la entrada en boca. Ofrece un equilibrio singular entre el magro, la grasa, la pimienta negra y el resto de especias. Adivinar su combinación es un misterio casi imposible de resolver.
  • Su sabor evoca el pasado, es puro y diferente, con carácter. Persistente y fino. No hay ni rastro de la dureza de los compuestos industriales empleados en otros productos homólogos.

Salchichón ibérico de bellota

KJ/KCALPROTEÍNASGRASAS
1859/448 29.7 g 36.6 g *Saturadas (13.7 g)
HIDRATOS DE CARBONOAZÚCARESSAL
< 0.5 g < 0.5 g 3.47 g

INGREDIENTES: carne y grasa de cerdo ibérico de bellota, sal, ajo, vino, almidón, especias, dextrosa, azúcar, corrector de acidez (E-331 iii), antioxidantes (E-331 y E-392) y conservadores (E-250 y E-252). Tripa natural.

Producto sin gluten y sin lactosa

Conservar entre 0 y 6 ºC

Salchichón de bellota

Experimentarlo toma su tiempo porque este salchichón es sorprendente y misterioso: los más experimentados distinguirán algunas de sus especias pero, hasta ahora, nadie ha dado con la combinación exacta.

Debe cortarse, como el resto de embutidos, con apenas un par de milímetros de grosor pero la experiencia varía si se opta por hacer pequeños tacos. Hay quien no lo concibe sin pan pero es un prejuicio. Un salchichón ibérico de bellota, de estas características, con su grasa fundida, su sabor completo y diferente, merece su propio ritual en solitario.

No obstante, hay combinaciones deliciosas con sabores dulces y salados. Y en todas las recetas, él deja su especial estampa.

Manzanilla de Sanlucar de Barrameda, palo cortado, blanco seco con madera, vermut rojo de Reus y cerveza tostada son las mejores opciones para acompañar a un buen salchichón ibérico de bellota.

También podría interesarle