Carne de cerdo ibérico

CARNE DE CERDO IBÉRICO DE BELLOTA

100% doble montanera

Cuando la temporada de bellotas llega a su fin, es hora de probar la carne de bellota ibérica

Una de las bases de la dieta mediterránea es apostar por los productos de temporada, ya que estos cuentan con las mejores propiedades nutricionales. Por esta razón cuando la montanera va llegando a su fin, es el mejor momento para disfrutar de la carne de cerdo de bellota 100% ibérico Arturo Sánchez, una carne solo disponible de enero a marzo pero que nosotros ultracongelamos nada más realizar el sacrificio para conseguir que la carne no pierda cualidades y así poderla disfrutar durante todo el año.

Una carne de cerdo ibérica única

La carne de cerdo ibérico Arturo Sánchez es única porque procede de un cerdo de bellota 100% ibérico certificado, criado en total libertad durante dos años, lo que le ha permitido disfrutar de dos montaneras completas, periodo en el cual el cerdo se alimenta principalmente de bellotas de encina y alcornoque, y hierba.

La doble montanera de Arturo Sánchez

La primera montanera la realiza cuando tiene una edad de entre 12 y 14 meses y la segunda cuando el animal tiene 18 meses de edad.
Ya en la segunda montanera los animales son capaces de consumir una media de 9 kg de bellotas y 4 kg de hierba diarios, contando con más de 2 hectáreas por animal, en dehesas naturales del norte de Sevilla y sur de Badajoz.

La razón de la estacionalidad de esta carne, es la producción de la bellota por parte de los arboles del genero Querqus, que al madurar empiezan a caer al suelo a principios del otoño iniciando la montanera, periodo durante el cual los cerdos engordan entre 75 a 90 kg en un espacio de tiempo que se a larga hasta marzo.

Carne de cerdo ibérico de bellota

Hablar de carne de cerdo de bellota 100% ibérica es muy genérico, ya que como dice el refranero español, del cerdo hasta los andares.

Por ello cabe destacar algunos cortes como el solomillo y el lomo que destacan por su suavidad y ternura, y la pluma muy jugosa y sabrosa.

La presa ha sido siempre uno de los cortes mas populares por su grasa intramuscular con apariencia marmoleada.

En Guijuelo siempre ha sido muy popular la cruceta, también conocida como secreto en otras regiones de España, o las costillas ibéricas para compartir con los amigos.

Una carne de cerdo ibérico de gran calidad

La combinación de pureza racial, alimentación a base de bellota y cría en libertad durante dos años en el animal, da como resultado una carne de gran calidad, donde el músculo se ha desarrollado por completo y con una gran infiltración de grasa es este.

Grasa infiltrada cardiosaludable

Esta grasa infiltrada en la carne de cerdo ibérico es cardiosaludable, con un contenido en ácido oleico solo superado por el aceite de oliva.

Según recientes estudios por parte de el CIAL, esta carne de doble montanera, tiene el doble de poder antioxidante que otras provenientes de cerdos alimentados durante una única montanera o de cebo y no presenta ningún aditivo o conservante.

Por esta razón, las piezas de carne de cerdo ibérico se envasan y ultra congelan horas después de sacrificio del animal, para mantener todas sus propiedades y características intactas.

Una apuesta por lo natural, sano y autentico.

Partes del cerdo ibérico de bellota